17 de juny 2018

Ángeles y demonios de María J. Marrodán Gironés

En el fondo de ti hay un ángel y un demonio que te guarda y un demonio que te empuja. Pretendes desterrar el lado oscuro y aseverar quedarte en el correcto. La afirmas al errar como el mayor de los valientes o al perder la fortuna de tu nombre. Pero entonces te sorprendes al saber que el demonio conoce el paraíso y en cada ángel habita un ascua del infierno.

Ángeles y demonios en "Aquel agosto de nuestras vidas y 100 balas de plata clandestinas. Antología-homenaje al planeta clandestino" María J. Marrodán Gironés

"Bestiario" Julio Cortázar

Me daba asco pensar así, una vez más estar pensando todo lo que a los otros les bastaba sentir.
(...)
Solamente que nunca pude entrar en su simpleza, solamente que me veía forzado a alimentarme por reflejo de su sangre. (...) Ya sé que detrás de todo eso está la curiosidad, las botas que llenan a poco a poco mi fichero.

Las puertas del cielo (p. 96)

"La reina del Sur" Arturo Pérez-Reverte


p. 120
(...) comprendía que el mundo giraba según reglas propias e impenetrables; reglas hechas de albures - en el sentido bromista que en México daban a esa palabra - y azares que incluían apariciones y desapariciones, presencias y ausencias, vidas y muertes. Y lo más que ella podía hacer era asumir esas reglas como suyas, flotar sintiéndose parte de una descomunal broma cósmica mientras era arrastrada por la corriente, braceando para seguir a flote, en vez de agotarse pretendiendo remontarla, o entenderla. De ese modo había llegado a la convicción de que era inútil desesperarse o luchar por nada que no fuese el momento concreto, el acto de inspiración y espiración, los sesenta y cinco latidos por minuto (...). Era absurdo gastar energías en disparos contra las sombras, escupiendo al cielo, incomodando a un Dios ocupado en tareas más importantes.

p. 127
Ningún miedo es insoportable, concluyó, a menos que te sobren tiempo y cabeza para pensar en él.

p.128
Ya nunca podría hacer que se engañara de nuevo a sí misma, creyéndose protegida del horror, del dolor y de la muerte. (...) Aquella sensación (...) la obligaba a analizarse con más intensidad; con una curiosidad reflexiva, no exenta de respeto.

p.215
Lo que decimos nos aprisiona mucho más que lo que hacemos, o lo que callamos. El peor mal del ser humano fue inventar la palabra. Mira si no los perros. Así de leales son porque no hablan.

p. 225
A lo mejor ocurre que esto es la vida, (...) y el paso de los años y la vejez, cuando llega, no son sino mirar atrás y ver la mucha gente extraña que has sido y en la que no te reconoces.

18 de març 2018

Mia Couto "El Balcó de Frangipani"

Nosaltres no descobrim res. Són les coses, que es revelen.

(...)
La vida és el bandoler més malvat: sabem que existim tan sols per ensurts i emboscades.

(...)
La vellesa no ens dóna cap mena de saviesa, simplement autoritza altres bogeries.

(...)
L'aigua pot colpejar-se sense que causi ferida. La vida pot colpejar-me quan sóc aigua.

(...)
La vida és una casa amb dues portes. N'hi ha uns que entren i que tenen por d'obrir la segona porta. E queden girant, ballant amb el temps, entretenint-se dins la casa. D'altres, es decideixen a obrir, per voluntat de la seva mà, la porta posterior.

(...)
L'aigua no té passat. Per al riu tot és present, onades que passen sense tenir mai passat.

(...)
He de parlar perquè vostè m'obliga? D'acord. Però sàpiga, senyor, que ningú no obeeix si no és fingint. No doni ordres a la meva ànima. Si no, qui parlarà serà només el meu cos.
p. 81

(...)
Nosaltres, dones, sempre estem sota l'ombra d'una fulla tallant: ens impedeixen de viure quan som joves, i ens acusen de no morir quan ja som velles.
p. 82

John H. R. Polt, "The writings of Eduardo Mallea"

Un libro sólo existe en la medida de la resistencia que inicialmente provoca. En la pugna entre la obra y el desconcierto triunfa el más fuerte: un libro que resiste a esa prueba ordena poco a poco el desconcierto y acaba sometiéndolo a su ley.

Fuente secundaria: Jean Franco "Historia de la literatura hispanoamericana" Ariel, 1980 (p. 353)


26 d’abril 2016

"En el camino" de Jack Kerouac

He leído un libro que me ha dejado bastante indiferente, pero reconozco que tiene algunos puntos sorprendentes. Ahí os van...

De Jack Kerouac en su libro "En el camino"

¿No es cierto que se empieza la vida como un dulce niño que cree en todo lo que pasa bajo el techo de su padre? Luego llega el día de la decepción cuando uno se da cuenta de que es desgraciado y miserable y pobre y está ciego y desnudo, y con rostro de fantasma dolorido y amargado camina temblando por la pesadilla de la vida.

Comprendí que había muerto y renacido innumerables veces aunque no lo recordaba porque el paso de vida a muerte y de muerte a vida era fantasmalmente fácil; una acción mágica sin valor, lo mismo que dormir y despertar millones de veces, con una profunda ignorancia totalmente casual. Comprendí que estas ondulaciones de nacimiento y muerte sólo tenían lugar debido a la estabilidad de la Mente intrínseca, igual que la acción del viento sobre la superficie pura, serena y como de un espejo del agua. Sentí una dulce beatitud oscilante, como un gran chute de heroína en plena vena; como un trago de vino al atardecer que hace estremecerse; mis pies vacilaron. Pensé que iba a morir de un momento a otro.

(...) los estantes que se construyen hoy en día se rompen con el peso de cualquier chuchería en menos de seis meses o se vienen a bajo. Lo mismo las casas, y lo mismo la ropa. Esos hijoputas han inventado unos plásticos con los que podrían hacer casas que durarán para siempre. Y neumáticos. Los americanos mueren anualmente por millares debido a neumáticos defectuosos que se calientan en la carretera y revientan. Podrían fabricar neumáticos que nunca reventaran. Y lo mismo pasa con la pasta de dientes. Hay un chicle que han inventado y no quieren que se sepa porque si lo masticas de niño no tendrás caries en toda tu vida. Y lo mismo la ropa. Pueden fabricar ropa que dure para siempre. Prefieren hacer productos baratos y así todo el mundo tiene que seguir trabajando y fichando y organizándose en siniestros sindicatos y andar dando tumbos mientras las grandes tajadas se las llevan en Washington y Moscú.

El conductor dijo:
- Están haciendo que el coche se balancee. - Y de hecho estábamos haciéndolo al compás de nuestro ritmo y de LO que habíamos captado y de nuestra alegría al hablar y vivir y de las innumerables particularidades angélicas que acechaban nuestras almas y nuestras vidas. - ¡Oh, tío!, ¡tío! - gimió Dean - (...) piensa en ello, vamos a recorrer Denver juntos y ver qué está haciendo la gente, aunque este asunto nos importe poco, lo que importa es que LO sabemos y sabemos cómo es el TIEMPO y sabemos que todo va realmente BIEN. (...) Ahora fíjate un poco en esos de ahí delante. Están inquietos, van contando los kilómetros que faltan, piensan dónde van a dormir esta noche, cuánto dinero van a gastar en gasolina, el tiempo que hará, cuándo llegarán a su destino... como si en cualquier caso no fueran a llegar. Pero necesitan preocuparse y traicionan el tiempo con falsas urgencias o, también, mostrándose simplemente ansiosos y quejosos; sus almas de hecho no tendrán paz hasta que encuentren una preocupación bien arraigada, y cuando la hayan encontrado pondrán la cara adecuada, es decir, serán desgraciados y todo pasará a su lado y se darán cuenta y eso también les preocupará.

Otras "sorpresas" de este libro son los conciertos o jam sessions donde se divertía el protagonista. Sería mucho pedir encontrar esas jam sessions, así que me he "conformado" con una selección libre de piezas tocadas o compuestas por músicos que aparecen en el libro:

Benny Moten:


Charlie Parker:

Dizzy Gillespie:


George Shearing:


Hot Lips Page:

Lester Young:


Roy Eldridge:

Thelonius Monk:




16 de juny 2015

Inanidad de la vida

De nuevo, testaruda, quiero comunicarme contigo y, una vez más, tu silencio. El doble click en el móvil me indica que has recibido mi mensaje y pasadas unas horas y unos días todo indica que no vas a contestarme.

Así que decido dirigirte unas palabras a las que no quieres o no puedes contestar. Al ponerme a escribir, me invade el sentimiento de saber que eso no es comunicación, que ya no sirve de nada escribir sin recibir respuesta, que el reflejo de mis palabras sobre el papel sólo me devuelven más de mí misma, lo esperado, el aburrimiento de lo esperado. Mi reflejo ya no me sorprende, ya está explorado y me he acomodado en reflejos neutros, afines a lo esperado y aceptable y así, poco queda ya por vivir o aprender.

¿Dónde encuentro la tensión excitante? ¿Se busca o te encuentra?

12 de juny 2015

Corrección

De Idries Shah, maestro sufí (1924-1996)
La Sabiduría de los Idiotas

Abdullah ben Yahya estaba enseñando a un visitante un manuscrito que había escrito.

Este hombre dijo: 
“Mira, esta palabra ha sido escrita de manera incorrecta.”

Cuando el hombre se fue, se le preguntó a Abdullah: 
“¿Por qué lo hiciste, considerando que la palabra “corrección” era de hecho incorrecta, y escribiste la palabra errónea en el lugar en el que la palabra original estaba correctamente escrita.”

Él respondió: 
“Fue una ocasión social. El hombre pensó que me estaba ayudando, y consideró que la expresión de su ignorancia era una indicación de su conocimiento. Yo me comporté según la cultura y la buena educación, no según la verdad, porque cuando las personas quieren buena educación y relaciones sociales, no pueden soportar la verdad. Si hubiera tenido una relación con este hombre de maestro a estudiante, las cosas hubieran sido diferentes. Sólo la gente estúpida y los pedantes imaginan que su obligación es la de instruir a todo el mundo, cuando el motivo de la gente suele ser no el buscar la instrucción, sino el atraer la atención.”

01 de juny 2015

Palabras de consuelo

Te acompaño en el hastío de tus palabras, quizás no expresas hastío y soy solo yo quien mira a su alrededor rodeada de personas fantásticas, como tú o como yo, pero sin saber encontrar lo que nos ha de derretir la sangre helada de las venas. Esto se asemeja más a una muerte en vida disecada en la eterna sonrisa que quieren ver en mí...

Podría dedicarte palabras diferentes, pero no creo que nos conduzcan a un deshielo, sino más bien a una desecación de nuestros cuerpos y mentes en un engaño momentáneo que se acumula en el tiempo y que perpetúa el hielo de nuestras venas...

Sólo personas valientes, como tú y como yo, nos atrevemos a superar el hedonismo y cuando eso hacemos, sólo encontramos sonrisas disecadas, caparazones, muros de cristal y escudos...

29 de maig 2015

Història inspirada...

A mitja lectura de la novela de Jane Austen, va sentir unes passes humanes que pujaven les escales. Va contenir l'alè per escoltar millor què s'apropava. El soroll del pes a sobre dels esglaons de fusta indicaven un cos lleuger i per la rapidesa amb la que avançaven es tractava d'una persona adulta molt àgil. Quasi no li va donar temps de preparar-se per la visita.

La porta es va doblegar fent grinyolar la frontissa rovellada. Va entrar decididament. La sala li va començar a xuclar energia per transformar-se en la ilusió que volia veure. Ella encara amb el llibre entre les mans, mirava divertida l'escena. Evidentment, no l'havia vist, el visitant estava tan absort en el seu miratge que no se n'adonava que la seva fantasia l'anava debilitant i preparant per qui l'estava esperant.